Cuando los trabajadores se quedan con la empresa

En España hay por lo menos 75 empresas reconvertidas en cooperativa, y la mayoría se han constituido en los últimos cinco años, al albur de la crisis.

Es probable que haya más. Los datos provienen de los departamentos técnicos de ayuda a la creación de cooperativas de las federaciones que forman la Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado (Coceta). Pero muchas de las empresas recuperadas no están inscritas en las federaciones, y no hay manera de saber si provienen de la quiebra de una empresa mercantil o de un ERE. O los obreros, nuevos dueños, no quieren que se sepa que la empresa ahora es propiedad de los trabajadores, por miedo a perder clientela.

Una profesora de la cooperativa Musicop dando clase. FOTO: ANDREA BOSCH

Cuando se habla de empresas reconvertidas, muchos suelen recordar las fábricas en quiebra tomadas y ocupadas por los trabajadores argentinos, con protestas y manifestaciones, y la policía acechando, a la espera de desalojarlas.

En España, si bien ha habido casos de estos, la realidad es distinta. Lo que hay son empleos recuperados; y existen tantas experiencias distintas como empresas reconvertidas en cooperativa.

Por lo general, los conflictos como los argentinos son en España cooperativas históricas, creadas hace más de 30 años, como el caso de Gramagraf o Mol Matric, en Barcelona.

Muchas de las iniciativas de recuperación actuales, cuando hay una quiebra y un juez que gestiona la subasta, no llegan a buen puerto.

“Intentamos hacer campaña para que los trabajadores, cuando vean que se acerca la quiebra de su empresa, traten de llegar a un acuerdo con los dueños”, explica Gemma Soria, que gestiona los casos en la Unión de Cooperativas de Trabajo Asociado de La Rioja. “Si llegan a la subasta, puede que sea demasiado tarde. Si hay máquinas en juego, depende mucho del juez y puede que gane un inversor externo y pierdan los trabajadores”.

Es el caso de Inoxgrup, una empresa reconvertida que se dedicaba a fabricar los bolígrafos Inoxcrom. Cuando la empresa entró en quiebra, un centenar de trabajadores presentaron una propuesta al juez para quedarse con la empresa. Pero el concurso lo ganó un inversor externo y se hizo con toda la maquinaria y el stock de material del almacén.

 

seguir leyendo….click