Escolares emprendiendo en formato cooperativo

Escolares emprendiendo en formato cooperativo

En la última semana nos hemos encontrado con dos noticias de similares características en dos puntos cardinalmente opuestos de la geografía española. Tanto en Galicia como en Andalucía, grupos de escolares han creado cooperativas con las que comercializar sus productos. Sin duda, es en los centros educativos donde puede hacerse un trabajo más efectivo a la hora de cambiar la mal impuesta mentalidad competitiva por la cooperativa, y además promover el espíritu emprendedor.En el caso andaluz, el proyecto se lleva a cabo en la localidad cordobesa de Iznájar, en el corazón de la comunidad autónoma. 25 alumnos del Colegio Público Rural Iznájar Sur conforman la cooperativa Mercado Rural, iniciativa que lleva tres años en funcionamiento.

La cooperativa funciona de forma real cumpliendo con la Ley Andaluza de Cooperativas y, como tal, tiene un organigrama y capital real. Además de fomentar el espíritu cooperativo y emprendedor de los alumnos, se promueve el espíritu solidario y el sentimiento de comunidad. De esta manera, de los beneficios que se obtuvieron el año pasado, estos jóvenes cooperativistas destinaron un 10% a la Asociación Nacional de Afectados por el Síndrome de Maullido del Gato, una enfermedad rara que afecta a una de las alumnas de este colegio.

En el caso gallego, la experiencia se está llevando a cabo en diferentes colegios y en ella están implicados un total de 325 alumnos de Primaria de centros públicos, concertados y de educación especial. Este proyecto se enmarca dentro del programa Semente, una iniciativa del Concello de A Coruña con la que se pretende promover “la adquisición de competencias emprendedoras” a través de la constitución y gestión de cooperativas escolares de fabricación de productos, que luego serán vendidos en un mercado. El programa también reproduce situaciones reales en el proceso de constitución de una empresa. Las microempresas creadas por los alumnos se dedican a múltiples actividades, desde la artesanía a los objetos de decoración. Los productos que están produciendo estas cooperativas en la actualidad serán vendidos el próximo 25 de mayo en el Obelisco de la ciudad.

vsnta nñ

Sin duda son dos experiencias muy enriquecedoras que deberían formar parte del programa formativo de todos los colegios e institutos. En nuestro país, la formación empresarial a nivel académico y el fomento del emprendimiento es casi inexistente.

Con iniciativas como esta, se favorece la integración de los valores cooperativos en la sociedad; valores que, como se demuestra en numerosos estudios, son intrínsecos a nuestra especie y es sólo con la educación y cultura, como se sustituyen por valores de competencia e insolidaridad.

Si realmente queremos construir una sociedad más justa y comprometida, que camine hacia el bienestar de todos sus habitantes, debemos hacer una apuesta fuerte por la educación en los valores adecuados y sacar del sistema todos los métodos educativos basados en la competencia y la insolidaridad.

Nuestra mente está diseñada para cooperar y por ello, en poco tiempo, la sociedad puede cambiar radicalmente, consiguiendo con ello un mundo mejor donde vivir. Merece la pena intentarlo.

Fuentes:

http://www.diariocordoba.com/noticias/cordobaprovincia/escolares-conforman-una-cooperativa_799495.html

http://www.laopinioncoruna.es/coruna/2013/04/26/cooperar-infancia/715827.html