La economía social resiste a la crisis y mantiene 2,4 millones de puestos de trabajo

El presidente de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (Cepes), Juan Antonio Pedreño, ha destacado hoy “la demostrada fortaleza de las empresas de la Economía Social para mantener y crear empleo estable y de calidad”, tras presentar los datos del conjunto de las entidades enmarcadas en Cepes durante el 2012.

“A través de la combinación de solidaridad y rentabilidad”, explicó Pedreño, “las empresas de la Economía Social han demostrado ser un eficaz instrumento en la lucha contra el desempleo, al contribuir activamente fomentar el emprendimiento y la contratación”.

“Prueba de ello”, añadió el presidente de Cepes, “es que desde el comienzo de la crisis hace cinco años, el conjunto de la Economía Social ha mantenido empleo en España, con más de 2.400.000 puestos de trabajo, además de haber logrado la creación de 20.000 nuevas empresas” durante este periodo.

En el 2012, se han creado más de 2.000 empresas todas ellas cooperativas y sociedades laborales, y se han creado 15.834 nuevos empleos (10.719 en cooperativa, 3.985 en sociedades laborales, 452 en empresas de inserción y 768 en centros especiales de empleo).

En el segundo trimestre del 2013, se observa que Aragón, Cataluña, Extremadura y Murcia lideran la creación de empleo en Economía Social, principalmente en Cooperativas. En estas comunidades se han creado 5.778 nuevos empleos (Aragón 1.136, Extremaudra 2.786, Cataluña 939 y Murcia 917).

Las magnitudes económicas globales del sector enmarcado en Cepes en el año 2012 indican 42.684 empresas, así como 2.564.934 empleos directos e indirectos, 145.299 millones de euros de facturación y 15.075.103 de personas asociadas a alguna entidad de Economía Social.

“Las empresas de la Economía Social también destacan por su compromiso por la igualdad de oportunidades, puesto que las mujeres suponen cerca de la mitad del total de trabajadores (46,3%), según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social (Meyss)”, explicó Pedreño.

Además, esta modalidad empresarial, que se caracteriza por su gestión transparente, democrática y participativa, también favorece la incorporación de jóvenes al mercado laboral, puesto que el 47,2 % de los trabajadores de la Economía Social son menores de 40 años y la incorporación de colectivos en exclusión al mercado laboral, que en el 2012 asciende a 533.536 personas con discapacidad u otros motivos de exclusión social.

Otro aspecto importante de las empresas de Economía Social es la elevada contratación indefinida, ya que menos de la cuarta parte de sus trabajadores, el 23,7%, tiene un contrato temporal (luego el 76,3% son indefinidos).

Pedreño recalcó que “la Economía Social no solo ha demostrado ser una fórmula de éxito en la creación de empleo y el emprendimiento, sino que también aporta un valor diferencial al fomentar la cohesión territorial, evitar la deslocalización e integrar laboralmente a colectivos con dificultades para encontrar un empleo”. Y este aspecto diferencial frente a otros modelos empresariales, es lo que está permitiendo que cada vez haya más ciudadanos vinculados a nuestras empresas. Pedreño muestra su satisfacción por las 15.075.103 de personas asociadas a nuestras empresas (un 32,27 % de la población), dato que crece de manera muy significativa año tras año.

Por último, el presidente de Cepes señaló que “las empresas de Economía Social enmarcadas en Cepes -han elevado sus datos de facturación respecto al año 2011, debido fundamentalmente a la entrada en Cepes como socio del Grupo Cooperativo Caja Mar Caja Rural, cuyo volumen de negocio asciende a 70.000 millones de euros. Este excelente dato junto a la facturación del resto de empresas de Economía Social, hace que el año 2012 haya culminado con un volumen de facturación de 145.299 millones de euros.

Con estos datos, Pedreño resalta “que el tejido empresarial de la Economía Social está ayudando a construir España en términos de crecimiento económico, empleo, creación de riqueza y solidaridad, por lo cual debemos de dejar de ser soluciones coyunturales, y ser parte activa de las reformas estructurales que necesita e modelo productivo español”.

(SERVIMEDIA) Más información: lainformacion.com