Otra manera de moverte

Otra manera de moverte

Llega el fin de semana y muchos de nosotros nos disponemos a viajar. Debemos saber que de todos los medios de transporte, es el transporte por carretera, es por mucho, el que más dióxido de carbono emite (93,5%), seguido por el transporte aéreo (2,8%).

Existen muchas alternativas a la hora de viajar, pero el transporte público es sin duda la mejor de las opciones. Se consiguen numerosos beneficios, no solo medioambientales, sino también sociales. Sin duda, la mayoría de los lugares adolecen severamente de un servicio de calidad y cantidad de medios de transporte público.


Las políticas de los diferentes gobiernos siempre han ido enfocadas al fomento de la venta de vehículos privados y, muy poco o nada, se han preocupado del fomento del transporte público. Cada día son más frecuentes en nuestras ciudades iniciativas ciudadanas de movilidad donde se planifican nuevos modelos de transporte más sostenible. Puedes informarte en tu Ayuntamiento y participar de ellas.


Aún así, no queda muchas veces más remedio que usar el vehículo privado para nuestros desplazamientos. Existen numerosos consejos de expertos en la materia para realizar una conducción ecológica e intentar minimizar nuestro impacto. Hemos resumido en 7 los consejos básicos:


1- Conducir suave:
Arrancar el motor sin pisar el acelerador, elegir la marcha adecuada y sobre todo no forzar los cambios; viajar a una velocidad constante; anticipar los frenazos; usar el freno motor y reducir con las marchas; éstos son los principios de una conducción ecológica. Una conducción agresiva en ciudad puede aumentar el consumo un 40%, o 4 € de gastos innecesarios y 7 kg de CO2 por cada 100 km.


2- Reducir la velocidad
Reducir en 10 km/h tu velocidad en carretera (pasar de 130 a 120km/h) es bueno para tu bolsillo y tu seguridad, ya que se ahorran hasta 5 litros de combustible, algo como 7 € y 12 kg de CO2 en una distancia de 500 km, es decir, una reducción del 12,5% en emisiones de gases de efecto invernadero. Y si tu coche tiene un control de crucero es aún más fácil.

3- Apagar el motor
Parar y reiniciar el coche consume menos que dejar encendido el motor más allá de 20 segundos.

4- No abusar del aire acondicionado
El aire acondicionado es comodidad y más seguridad si sabes usarlo correctamente. El consumo excesivo de combustible en los vehículos debido al uso del aire acondicionado es de hasta un 10% en carreteras y un 25% en ciudad. Las emisiones de CO2 procedentes del uso del aire pueden alcanzar hasta 2,6 kg de CO2 cada 100 km, un 15% más.


5- Comprobar la presión de los neumáticos
Conducir con neumáticos desinflados además de ser peligroso consume mucho más combustible, produce un 2,4% de consumo adicional, lo que supone ¡33 € y 58 kg de CO2 más al año!
Es importante comprobar la presión de tus neumáticos al menos cada dos meses; de esta forma se puede ahorrar dinero y garantizar la seguridad de tu vehículo. Para que esto sea eficaz es importante no circular más de 3km antes de tomar la medida, para poder hacerlo con los neumáticos fríos.


6- Verificar con frecuencia el buen estado del vehículo
Un vehículo en mal estado puede causar un consumo excesivo de combustible de hasta un 25%. Un filtro de aire sucio te hará consumir un 3% más y un motor sin mantenimiento te costará 40 € y 70 kg de CO2 más al año. Si utilizas neumáticos de bajo consumo, ahorrarás hasta un 5%, es decir, ¡70 € y 120 kg de CO2 más al año!


7- No sobrecargar el coche
Cada 100 kg más de carga representa 5% más de combustible. Procura utilizar un remolque o un maletero de techo en lugar de unas barras de techo, y no olvides quitarlo después, incluso vacío: una resistencia puede consumir un 10% más, o 1 € y 1,75 kg de CO2 cada 100 km.

El Octavo consejo es ¡Comparte tu coche! ¿Cuántas veces vamos solos a los sitios pudiendo compartir nuestro coche? Además existen numerosas páginas web donde es facilísimo compartir coche, una práctica cada vez más extendida.

La referente es sin duda BLABLACar, una plataforma donde puedes colgar el viaje que tienes programado y los sitios por donde puedes pasar; a su vez, los usuarios de la plataforma se apuntan al mismo compartiendo los gastos del viaje. Existen dos opciones: ser usuario de un viaje o el promotor del mismo. El promotor del viaje pacta el precio en función del número de viajeros que se apunten.


Otras webs para compartir coche son Compartocoche, Viajamosjuntos, Compartir y Carpoolings.
Existen multitud, aunque casi todas funcionan de la misma forma: hay que registrarse como usuario, crearse un perfil y publicar viajes o demandar viajes. Lo mejor para seleccionar una siempre son las referencias de los usuarios.

Ya sabes ¡Comparte y Coopera para vivir mejor!

Fuentes:
blablacar.es
Conducción eficiente y consejos para ahorrar combustible, www.race.es

Foto: RACC, ecoconducción.es